Crónica del péndulo europeo: El #euro y su precedente medieval.

Publicado: noviembre 28, 2011 en Curiosidades
Etiquetas:, , , , , , , , ,

“Llegará un momento en que tú, Francia, tú, Rusia, tú, Inglaterra, tú, Alemania, vosotras, todas las naciones del continente, sin perder vuestras cualidades distintivas y vuestra gloriosa individualidad os uniréis estrechamente en una unidad superior y constituiréis la fraternidad europea”. Así se expresaba Victor Hugo. Durante mucho tiempo sus palabras parecieron un sueño imposible; conflictos como la Gran Guerra, por ejemplo, en la que Europa se enzarzó en una refriega sangrienta, llevó a muchos a reflexionar sobre los medios de establecer una paz duradera. La propuesta que alcanzó mayor resonancia fue la del conde Coudenhove-Kalergi. En 1923, publicó un libro, Paneuropa, en el que defendía la unión política como medio para hacer oír la voz del Viejo Continente en el nuevo orden mundial. Le siguieron otros escalones europeístas, de mayor altura, hasta su culminación en 1995; los estados miembros de la Unión Europea acordaron la creación de una moneda común: el euro. Hoy, dicha moneda vive su peor momento; estamos al borde de su extición, ya que se cuestiona su viabilidad ante la caida de su cotización… Sus creadores se jactaron de la envergadura de su proyecto novedoso… nada más lejos de la realidad. Existe un precende en la Historia de una moneda única… y de su corta vida: christiana religio. Luis I el Piadoso (778-840) creó una moneda única, válida desde Frisia, en el norte, hasta la Marca Hispánica, en el sur de Europa, y desde Britania hasta los límites con los pueblos eslavos, en la frontera este del imperio carolingio. La christiana religio tuvo una existencia efímera (no llegó a los 20 años); sin embargo fue la única moneda en circulación en la Europa cristiana occidental. A pesar de que en todas las regiones se utilizaba la misma moneda, no existía unidad en cuanto a los modelos. Solo a partir del año 823 todas las acuñaciones empezarían a seguir un único modelo, el cual, con unas variaciones mínimas, se reproduciría a lo largo de todo el Imperio. En el anverso aparecía el nombre del emperador alrededor de una cruz, y en el reverso, la inscripción christiana religio rodeando la imagen de un templo clásico coronado con la cruz. Por primera vez, todas las regiones que se hallaban bajo influencia carolingia adoptaron, no solo el mismo tipo de sistema monetario, sino también la misma moneda. Dicho monopolio no alcanzó ni siquiera los veinte años, ya que tras la muerte del emperador las disputas entre sus herederos pusieron fin a estas acuñaciones (841).

La Historia es un péndulo, los acontecimientos se repiten camuflados en la diversidad. Esperemos que no se repita con el Euro, y que su  ciclo vital supere  a su precedente medieval.

Anuncios
comentarios
  1. lola ariza dice:

    Edu ,está genial!
    me sorprende tu capacidad de historiador con lo joven que eres.
    Deberías seguir profundizando en ese camino y llegar a ser Profesor de Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s