Tras los actos de conmemoración en el Bicentenario de la Constitución de Cádiz, podemos percibir la exigua evolución de nuestra sociedad (en general).  Muy poco nos diferenciamos de nuestros compatriotas “doceañistas”; y no precisamente en lo ilustrado ( que poco o nada teníamos) sino en lo primitivo, vulgar, ignorante…  Escuchando (quasi viendo) nuestra “televisión de calidad” (ahí podemos aglutinar todas las cadenas) he llegado a tal conclusión (que bien es verdad, se venía fraguando ab æterno)… Si durante el primer tercio del siglo XIX español, nos encontrábamos con un 80% de analfabetismo… poco o nada hemos cambiado 200 años después. Oiga usted, me dirán, ¡Qué exagerado!… Bueno, vale… es verdad que hoy en día saben leer y escribir… dejémoslo en ignorantes. Por supuesto, que la inquietud de aprender a superar y realizarse como persona, no es culpa del  alumno (pueblo)… sino de su maestro o tutor (Estado). Malos maestros son, si para justificar su fracaso acuden a las estadísticas de su metodología (medios de comunicación) y recitan: “Es lo que el alumno demanda”. Ante tal afirmación, es normal que en pleno 19 de marzo de 2012, con  todos los máximos representantes de los tres poderes del Estado, la televisión pública española (TVE) no retransmita en directo (ni en diferido) los Actos… Por lo que no hubo más opción que sintonizar nuestra televisión autonómica “de calidad”: Canal Sur (más conocida como: El rancho de Pepito Griñan y Manolito Chaves)… Siempre he pensado que un reportero es elegido por su capacidad  para adaptarse ante el evento a narrar ( documentación), pero veo que me confundí… Por lo que vi esa mañana, se trata de alguien que no sabe de qué está narrando, y que de vez en cuando va diciendo frases de hechos históricos que le van pasando… sin importar orden, veracidad… Otro capítulo aparte es el poco acertado discurso de Rajoy, en un acto que merecía cualquier cosa, menos electoralismo barato…

Después de la conmemoración de la Constitución de Cádiz, de las Cortes (San Fernando 2010) y sus respectivos documentales, reportajes…  al ciudadano de a pie, donde era la primera vez que escuchaba más de dos frases acerca del asunto, le da la sensación que la Cádiz ilustrada, cosmopolita de 1812 era el reflejo de la sociedad española de ese entonces. Nada más lejos de la realidad. Es como si juntamos a todos los libros en una habitación de la casa, y le llamamos a nuestro hogar biblioteca… El ambiente que se respiraba en Cádiz, no hacía gala a la sociedad española de aquel entonces. Y aun así, en ese Cádiz el 80% eran iletrados, por lo que la Junta de Regencia tuvo que contratar a pregoneros para leer la Constitución por las calles…

Respecto al levantamiento del 2 de mayo de 1808 , se ha querido ver en algunas de las formas que adoptó el movimiento popular un reflejo del primitivismo de la plebe y del carácter instintivo y violento de sus reacciones. «En muchos pueblos importantes ( Blanco White quien define la situación) la capa de patriotismo había servido de excusa para entregarse a la desdichada propensión que tienen los españoles del sur a derramar sangre y que deslustra sus muchas buenas cualidades». Bien es verdad que el objetivo de la ira popular eran normalmente los franceses; pero «la mayor parte de los asesinatos que nos contaron eran de españoles que con toda probabilidad debieron su triste suerte a envidias y venganzas particulares y no a sus opiniones políticas»… (No le recuerdan estas palabras a nuestra reciente Guerra Civil)… No dudo que hubo una mayoría de patriotas que se levantaron contra lo foráneo… pero también hubo algo de “dies irae”: un día de ira, de mala uva contra los desmanes y saqueos de los gabachos.

Pero será, finalmente, en manos de los diputados reunidos en Cádiz donde recaerá el protagonismo revolucionario. Los datos recogidos por Fernández Almagro permiten analizar la composición social de los padres de la Constitución de 1812. Había entre ellos 97 eclesiásticos, ocho títulos del Reino, 37 militares, 16 catedráticos, 60 abogados, 55 funcionarios públicos, 15 propietarios, nueve marinos, cinco comerciantes, cuatro escritores y dos médicos. Y al parecer ningún representante directo de la inmensa mayoría de la población, de los pequeños propietarios, arrendatarios o jornaleros del campo y de los artesanos independientes o trabajadores por cuenta ajena de las ciudades… Aparte que había diputados no conformes con lo redactado: de vuelta Fernando VII, sesenta y nueve diputados a cuya cabeza se encontraba Bernardo Mozo de Rosales entregaron el Manifiesto de los Persas, por el que se solicitaba  el retorno al Antiguo Régimen y la abolición de las Cortes.

Como bien dijo Pérez-Reverte, nos equivocamos de enemigo. Se debió combatir: primero al inmovilismo nacional representado por los fernandinos, y segundo al inmovilismo extranjero representado por el ejército inglés: quien con la excusa de ayudarnos, iba destruyendo la poca industria que nos quedaba, a su paso. Tuvimos que ser listos y dejarnos cultivar (en todos los sentidos) por las ideas del Imperio Napoleónico: Aire nuevo para esta triste tierra. Dejar asimilar las ideas ilustradas, crecer y aprender como nación, y una vez crecido, darles las gracias y hacer nuestra propia revolución, mandándoles a paseo pero con nuestra bolsa llena. Sólo hay que ver cómo remodeló Madrid Jose I,en tan poco tiempo… Esa España que pudo ser y no fue.

Los medios de comunicación suelen convertirse en espejos trucados que devuelven falseadas imágenes del ciudadano. La lógica liberal no ha conducido a una comunicación participativa sino a la concentración, la centralización del poder emitir y la relativa uniformización de los mensajes en nombre de lo que pide la audiencia o de lo informativamente correcto.

Hay que retener el valor cultural de lo correcto como el determinante y a la vez justificante de lo que antes se llamaba autocensura. El lenguaje tiende a desdramatizarse y aveces pierde significación, porque así como la autocensura era el fruto de una corrupción del informador sometido a la falta de libertad ( antes de la Ley Fraga), lo correcto se impregna de positivismo, sobre todo porque coincide con lo que supuestamente demanda y por tanto necesita la audiencia.

Dentro de la cultura democrática hemos asistido a varios casos en los que la autocensura se enmascaraba decorreción. Un ejemplo claro fue un episodio en la lucha contra ETA, el caso Lasa-Zabala, antes y después de que este se convirtiera en la cuestión central de una lucha por el poder, que al parecer delimitaba en un bando El País y en otro el Diario16 (Período Pedro J.). Lo informativamente correcto había sido paliar antes la dureza de la información y luego llevarla a sus últimas consecuencias.

Los últimos conflictos internacionales, como IrakTúnez,EgiptoLibia, Siria o la cansina Afganistán, constituyen ejemplos valiosos de cómo la restricción informativa  se convierte en información correcta. En cada una de ellas, el poder político-militar rodeó el escenario de la contienda con un biombo que impedía la libre apropiación y transmisión de noticias, pero no hubo (ni hay, en el caso de Siria) campaña alguna de denuncia de estas restricciones porque coincidían con lo informativamente correcto: ayudar a que el Bien ganara al Mal, sin escandalizar con demasiadas cifras de muertos civiles. Sobre Afganistán, los medios de comunicación internacionales han reivindicado el derecho a imponer lo necesario a lo correcto.

Y lo peor es que cada vez la restricción informativa va a más; cuanto más libre nos creemos, cuanto más amplio (creemos que) es el panorama democrático internacional… Intereses empresariales y políticos, están por delante  de los informativos… Apenas quedan reporteros de guerra como los de antes ( Beirut ’76, el Chad, Bosnia…), ahora los corresponsales esperan en un hotel de 4 estrellas mientras llegan los teletipos de Europa Press…

En el siglo XVII, el filósofo y escritor Blaise Pascal ya aludió a la nariz de Cleopatra, preguntándose cuánto habría cambiado la historia si esta hubiera sido más larga. Todos los grandes historiadores están de acuerdo en que no basta el estudio de las generalidades para alcanzar un conocimiento correcto de la historia. Los sucesos individuales tienen una importancia decisiva. A modo de ejemplo, si Alejandro Magno (356-323 a. de C.) no hubiera muerto a tan temprana edad (33 años), todo habría cambiado mucho. Esta es la gran lección que la historia nos enseña: son decisiones concretas las que desencadenan los grandes cambios. Sin embargo, tales decisiones necesitan de una coyuntura orgánica para hacerse realidad.

Una vez más, vuelve a la primera plana de la actualidad nuestro querido tema: la memoria histórica (Sí, nuestra única memoria histórica… la que abarca del 36 al 75). Ahora el tema candente es la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y la exhumación de los restos mortales de Franco. No voy a entrar en la discusión sobre si se debe o no cambiar de sitio al dictador… pero sí quiero subrayar mi hastío ante el uso malintencionado de nuestra historia como carnaza política; camuflada en la piel del cordero de la concordia y tolerancia, busca su efecto contrario:  la controversia. ¡Ojo! Repito que no juzgo el hecho, (muy legítimo en esencia) lo que juzgo son las formas y su finalidad: ¿Cree usted, que las elecciones fijadas en 20-N fuesen por casualidad? ,¿Cree usted, que el lema Que viene la derecha! es algo novedoso e ingenioso?, ¿Cree usted, que con la transición en el gobierno, y con la que está cayendo, es casual el informe Valle de los Caídos?… Curioso es que con el fin de la legislatura zapateril, aparezca la guinda del pastel de su programa: “El presidente de la igualdad (y el igualdod) que acabó con el terrorismo (“sin concesiones”)… y que en los minutos de descuento sacó a Franco de su panteón”…

El uso de la Guerra Civil y al sistema dictatorial como carnaza política, de forma negligente y partidista, están provocando nuestro estancamiento y falta de progreso; no interesa pasar página y crecer. El Espíritu de la Transición es papel quemado para las nuevas generaciones políticas.La repetición de tópicos hasta la saciedad, no le da mayor veracidad… a modo de ejemplo, el típico-tópico recurrido de que nuestra guerra civil fue un enfrentamiento entre militares y la masa popular…

“Sería absurdo suponer que un puñado de hombres que penosamente pasaban a Gibraltar en el 36, hubieran podido conquistar toda España, contra la organización oficial del Estado, contra el apoyo material y las simpatías de las democracias del mundo, si no hubiera tenido apoyo popular detrás” (Marañon,G.,O.C.,Madrid, 1976, IV, p. 518)

Otro ejemplo, es el recurrente (What if) Franco hubiera fracasado en el ’39 (enlazándolo con el prólogo del artículo). Es seguro que si las tropas republicanas hubieran vencido, España habría sido un satélite de la III República francesa. Londres, Washington y París no habrían permitido que se instalara un régimen comunista en Madrid (sólo hay que remitirse a las memorias  de Churchill).La consiguiente Gran Guerra, no hubiera beneficiado en nada a España; con la caida de la III República francesa a manos del III Reich, habría arrastrado a España a un sometimiento nazi; así como, el control del  Mediterráneo por parte de Hitler… y con el consiguiente dilatamiento de la contienda… Al término, España habría seguido el destino de algunas monarquias balcánicas; pero sin que el estadio posterior conocido por estas naciones, el gobierno de las democracias populares, se hubiera verificado en la nuestra ante la resuelta oposición de Norteamérica y los aliados.Las ramas moderadas del socialismo habrían arraigado en pleno período de “guerra fría”…

Existen muchas cosas que, sin predicar elitismos ni esoterismos, deben tratarse con sumo cuidado y manos expertas… La convivencia nacional no suele ganar nada con su permanente referencia.

“Llegará un momento en que tú, Francia, tú, Rusia, tú, Inglaterra, tú, Alemania, vosotras, todas las naciones del continente, sin perder vuestras cualidades distintivas y vuestra gloriosa individualidad os uniréis estrechamente en una unidad superior y constituiréis la fraternidad europea”. Así se expresaba Victor Hugo. Durante mucho tiempo sus palabras parecieron un sueño imposible; conflictos como la Gran Guerra, por ejemplo, en la que Europa se enzarzó en una refriega sangrienta, llevó a muchos a reflexionar sobre los medios de establecer una paz duradera. La propuesta que alcanzó mayor resonancia fue la del conde Coudenhove-Kalergi. En 1923, publicó un libro, Paneuropa, en el que defendía la unión política como medio para hacer oír la voz del Viejo Continente en el nuevo orden mundial. Le siguieron otros escalones europeístas, de mayor altura, hasta su culminación en 1995; los estados miembros de la Unión Europea acordaron la creación de una moneda común: el euro. Hoy, dicha moneda vive su peor momento; estamos al borde de su extición, ya que se cuestiona su viabilidad ante la caida de su cotización… Sus creadores se jactaron de la envergadura de su proyecto novedoso… nada más lejos de la realidad. Existe un precende en la Historia de una moneda única… y de su corta vida: christiana religio. Luis I el Piadoso (778-840) creó una moneda única, válida desde Frisia, en el norte, hasta la Marca Hispánica, en el sur de Europa, y desde Britania hasta los límites con los pueblos eslavos, en la frontera este del imperio carolingio. La christiana religio tuvo una existencia efímera (no llegó a los 20 años); sin embargo fue la única moneda en circulación en la Europa cristiana occidental. A pesar de que en todas las regiones se utilizaba la misma moneda, no existía unidad en cuanto a los modelos. Solo a partir del año 823 todas las acuñaciones empezarían a seguir un único modelo, el cual, con unas variaciones mínimas, se reproduciría a lo largo de todo el Imperio. En el anverso aparecía el nombre del emperador alrededor de una cruz, y en el reverso, la inscripción christiana religio rodeando la imagen de un templo clásico coronado con la cruz. Por primera vez, todas las regiones que se hallaban bajo influencia carolingia adoptaron, no solo el mismo tipo de sistema monetario, sino también la misma moneda. Dicho monopolio no alcanzó ni siquiera los veinte años, ya que tras la muerte del emperador las disputas entre sus herederos pusieron fin a estas acuñaciones (841).

La Historia es un péndulo, los acontecimientos se repiten camuflados en la diversidad. Esperemos que no se repita con el Euro, y que su  ciclo vital supere  a su precedente medieval.

‎Tras 8 años de ineptitud, ignorancia e irresponsabilidad, era normal que su final fuera caótico. Esta legislatura nos deja un terrible legado, un último regalito… Amaiur en el congreso; financiación, con nuestro dinero, de unos terroristas… Mientras 5000000 de parados, con familias sin ingresos realizan algoritmos para poder sobrevivir cada día, otros, amparados únicamente en el escrito sangriento de sus credenciales curriculares, optarán a acta de diputado ( con todo lo que eso conlleva);y todo ello sin concesiones… no me quiero imaginar lo que habría sido si las hubiesen recibido… Dicen que nuestro sistema democrático  tiene suficientes herramientas para  poder expulsarlos…  ¿No sería más lógico (y cómodo) evitar que entren las ratas a tu casa, en vez de esperar a que caigan en las trampas? Me sigo afirmando en mi convicción de que ETA ha sido, y es, un negocio de nuestra nueva clase social (Los Políticos). Un escenario teatral, donde era  necesario representar su papel para justificar sus nóminas. Pero bueno, dejemos ese tema y centrémonos en lo que nos atañe; el segundo punto que nos deja el día de ayer, es lo injusto de nuestro sistema electoral. Si analizamos con detenimiento el contenido de la normativa electoral y los efectos que ha producido en las 10 elecciones celebradas al Congreso de los Diputados podemos afirmar  que existe una discriminación entre las diferentes circunscripciones electorales en relación al “costo” por diputado si tenemos en cuenta la población. Diez provincias se han visto perjudicadas históricamente, especialmente Madrid (-10 diputados) y Barcelona (-9 diputados), además de Sevilla y Valencia. Por el contrario se han beneficiado 27 provincias que son aquellas que cuentan con menos habitantes oscilando entre 1 y 2 diputados más de los que le corresponderían por población. La desigualdad territorial es evidente y sin justificación alguna que lo explique.

La 2ª discriminación constatable es la que se deriva del voto de cada ciudadano según vote a unos partidos políticos o a otros, es decir, la discriminación ideológica. Así hay formaciones políticas que obtienen un diputado con un número de votos muy inferior al de otras. En las elecciones al Congreso de 2008, al PNV le costó tan sólo 51.021 votos cada diputado, al PP 66.740, al PSOE 66.800 frente a los 306.079 que le costó a UPyD o los escandalosos 484.983 de IU. Si comparamos el valor de los votos de PP y PSOE con los de IU resulta que los que votan a esas formaciones tienen un valor 7 veces mayor que los que votan a IU

El sistema de elección para nombrar los diputados por provincia, el sistema D´Hondt, es un método matemático no proporcional, pues beneficia a los partidos mayoritarios de ámbito estatal y a algunos nacionalistas generando de nuevo otra distorsión o discriminación más sobre todo cuando se trata de circunscripciones con menos de 10 diputados.

4º El sistema electoral vigente, fomenta institucionalmente el bipartidismo a nivel estatal, impidiendo la consolidación de un tercer partido moderador o bisagra y con ello reduce el pluralismo político. Deja a los partidos nacionalistas como única alternativa para pactar.

Así sería el resultado de las elecciones con un sistema más proporcional:

Se podría decir, que casi los 5000000 de parados han castigado al PSOE.Gracias señor Zapatero, has conseguido hacer lo que querías… pasar a la historia.
El 20N ha sido día de elegir… a partir del 21N serán días de exigir. Que no se le olvide señor Rajoy que estas elecciones no las ha ganado… las ha perdido el PSOE. A la tercera ha sido la vencida; pero no por tanto insistir le ha llegado su triunfo… Sinceramente, a los ciudadanos no les gusta ni su tibieza a la hora de tomar decisiones ( Aguirre 2007, Gürtel, Álvarez-Cascos…), ni su falta de carisma. Era necesario el cambio.

Toca ponerle punto y final a una legislatura de casi 7 años y medio. Una legislatura que pasará a la historia… por su ineptitud e ignorancia, gracias a Jose Luís Rodriguez Zapatero: el peor político español (e incluso me atrevería a decir que fuera de España) de  nuestra tontocracia. Llegó al poder (contra todo pronóstico) gracias a un voto de castigo, de los sabios conciudadanos. Se perpetuó en la  Moncloa, 4 años después, gracias a la incompetencia de la oposición. Y ahora se va… dejándonos el país en ruinas (Verdi: Dies Irae)… .¿Y cuál ha sido su actitud ante la crisis? Basta acudir a las hemerotecas para recordarlo. El 17 de agosto de 2007, cuando ya había estallado la crisis sub prime, Zapatero declaraba: “España está a salvo de la crisis financiera”. Dos meses más tarde afirmaba: “No hay atisbo de recesión económica. Vamos a seguir creando empleo y teniendo superávit”. El 14 de enero de 2008 remachaba: “La crisis es una falacia, puro catastrofismo”. El 3 de marzo, en plena campaña electoral, proclamó: “Prometo crear dos millones de nuevos empleos”. Y cuatro días después se atrevió a decir: “España está en condiciones para llegar al pleno empleo”.

Un gobernante  que ha dilapidado la hacienda con un alocado gasto público; que ha sido incapaz de poner en marcha ninguna de las  reformas que la economía española necesitaba; que ha debilitado al Estado con una política suicida de apaciguamiento a los nacionalistas; que ha hecho de España, con su sectarismo, un campo de trincheras donde ha borrado de un plumazo el espíritu de la Transición: todo ello aludiendo a su memoria histórica.Que este hombre haya llegado al poder, sólo demuestra: 1º La calidad de nuestros políticos y 2º La amplia tasa de ignorancia de nuestro país.

Se le atribuye algún parecido con Neville Chamberlain… supongo que será por su mano blanda contra los extremismos y por la búsqueda del “talante”… pero por lo demás, Neville era un hombre culto, preparado y con amplia experiencia… y ninguno de esos calificativos  concuerdan con nuestro querido ZP. Curiosamente, lo que necesitamos ahora es un sucesor de Neville… un Winston Churchill. Éste no fue un líder encantado de tomar las decisiones que adoptó cuando el Reino Unido se encontró sola frente a todos los fascismos, sino un líder que en un momento dado intuyó que su país sólo se salvaba si tomaba medidas extremas. Las adoptó, las explicó, salió a las calles a solidarizarse con los que sufrían y ganó una guerra que parecía imposible de ganar. No se puede olvidar el dato de que, conseguido el triunfo, Churchill perdió las elecciones. Pero si un inglés hoy quiere identificar a un líder con su país, seguro que  habla de Churchill… Pero en España, lo más cercano a Churchill es la perra de mi vecina… aquí tenemos a políticos sin carisma ( incluso tartamudos y con frenillo) que anteponen los intereses del partido, al progreso del país… Suprimidos, hace tiempo, los privilegios de la aristocracia, se han creado un nuevo estamento social: Los políticos; gente sin preparación (laboral e intelectual) con pensiones vitalicias y sueldos astronómicos.

Señor Zapatero, usted quiso pasar a la historia de España… y lo hizo: como el patán más grande que ha dirigido un país desarrollado. Quisiera despedirle con palabras de Arturo Pérez Reverte:

No quiero, señor presidente, que se quite de en medio sin dedicarle un recuerdo con marca de la casa. En esta España desmemoriada e infeliz estamos acostumbrados a que la gente se vaya de rositas después del estropicio. No es su caso, pues llevan tiempo diciéndole de todo menos guapo.Si me permite cierta chulería retrospectiva, señor presidente, lo mío es de mucho antes. Ya le llamé imbécil en esta misma página el 23 de diciembre de 2007, en un artículo que terminaba: «Más miedo me da un imbécil que un malvado». Pero tampoco hacía falta ser profeta, oiga. Bastaba con observarle la sonrisa, sabiendo que, con dedicación y ejercicio, un imbécil puede convertirse en el peor de los malvados. Precisamente por imbécil…  El problema es que buena parte del trabajo a realizar, que por lo delicado habría correspondido a personas de talla intelectual y solvencia política, lo puso usted, con la ligereza formal que caracterizó sus siete años de gobierno, en manos de una pandilla de irresponsables de ambos sexos: demagogos cantamañanas y frívolas tontas del culo que, como usted mismo, no leyeron un libro jamás. Eso, cuando no en sinvergüenzas que, pese a que su competencia los hacía conscientes de lo real y lo justo, secundaron, sumisos, auténticos disparates. Y así, rodeado de esa corte de esbirros, cobardes y analfabetos, vivió usted su Disneylandia durante dos legislaturas en las que corrompió muchas causas nobles, hizo imposibles otras, y con la soberbia del rey desnudo llegó a creer que la mayor parte de los españoles -y españolas, que añadirían sus Bibianas y sus Leires- somos tan gilipollas como usted. Lo que no le recrimino del todo; pues en las últimas elecciones, con toda España sabiendo lo que ocurría y lo que iba a ocurrir, usted fue reelegido presidente. Por la mitad, supongo, de cada diez de los que hoy hacen cola en las oficinas del paro. Pero no sólo eso, señor presidente. El paso de imbécil a malvado lo dio usted en otros aspectos que en su partido conocen de sobra, aunque hasta hace poco silbaran mirando a otro lado. Sin el menor respeto por la verdad ni la lealtad, usted mintió y traicionó a todos. Empecinado en sus errores, terco en ignorar la realidad, trituró a los críticos y a los sensatos, destrozando un partido imprescindible para España.

Ojalá la peña se lo recuerde durante el resto de su vida, si tiene los santos huevos de entrar en un bar a tomar ese café que, estoy seguro, sigue sin tener ni puta idea de lo que vale. Usted, señor presidente, ha convertido la mentira en deber patriótico, comprado a los sindicatos, sobornado con claudicaciones infames al nacionalismo más desvergonzado, envilecido la Justicia, penalizado como delito el uso correcto de la lengua española, envenenado la convivencia al utilizar, a falta de ideología propia, viejos rencores históricos como factor de coherencia interna y propaganda pública. Ha sido un gobernante patético, de asombrosa indigencia cultural, incompetente, traidor y embustero hasta el último minuto; pues hasta en lo de irse o no irse mintió también, como en todo. Ha sido el payaso de Europa y la vergüenza del telediario, haciéndonos sonrojar cada vez que aparecía junto a Sarkozy, Merkel y hasta Berlusconi, que ya es el colmo. Con intérprete de por medio, naturalmente. Ni inglés ha sido capaz de aprender, maldita sea su estampa, en estos siete años.

Ante la entrevista a la organización terrorista ETA publicada en el diario GARA la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) quiere manifestar:

1. ETA vuelve a entrar en campaña a su manera. Esta entrevista, igual que el comunicado de “cese de la actividad armada”, es un nuevo acto electoral con un único objetivo: beneficiar a su nuevo brazo político, Amaiur, para las próximas elecciones del 20-N.

2. Estamos ante un nuevo chantaje de la organización terrorista al Estado de Derecho con una oferta de un supuesto desarme a cambio de las mismas reivindicaciones de siempre: “vuelta a casa de todos los presos y presas vascos” y de los exiliados, “desmilitarización de Euskal Herria”, “acabar con las ilegalizaciones” y reconocimiento “de los derechos del pueblo vasco”.

3. Las víctimas no nos vamos a cansar de denunciar que la situación actual de “cese de la actividad armada” no supone la derrota de ETA. Simplemente es un cambio de estrategia con el que no renuncian a ninguno de sus objetivos políticos de siempre: la exigencia de un proceso de negociación con los Estados español y francés sobre la autodeterminación de “Euskal Herria” y el derecho a decidir.

4. Según los etarras, el desarme está incluido en “la agenda de la negociación entre ETA y el Estado”. ¿Ahora resulta que son los asesinos los que comparten agenda con el Gobierno? ¿Van a marcar estos asesinos todos los puntos de la “agenda”?

5. Por lo tanto, estamos ante un cambio puramente táctico de cara a las próximas elecciones generales. ETA quiere conseguir, por dejar de matar, aquello por lo que lleva matando décadas.

6. En la entrevista –como en comunicados anteriores- ETA no reniega de los 50 años de terror causado ni reconoce el error de su macabra estrategia terrorista. Todo lo contrario. Exalta su historia criminal y se jacta de ella: reivindica los asesinatos y rinde homenaje a los terroristas. Incluso proclama su “felicidad y orgullo” por todo lo hecho durante su historia (los asesinatos, el chantaje, la extorsión y el terror).

7. Estamos ante un nuevo acto de desprecio y humillación a las víctimas del terrorismo. No sólo no piden perdón sino que incluso califican nuestras reivindicaciones de JUSTICIA como “actitud fascista y sed de venganza”.

8. Pedimos al próximo Gobierno de España que no caiga en esta nueva trampa de ETA. A los terroristas no se le puede hacer ningún tipo de concesión, ni mucho menos pagar precio político alguno: ni por empuñar las armas ni por anunciar su entrega.

9. El camino de la derrota de ETA sólo pasa por la ilegalización de sus estructuras políticas –en la actualidad Bildu y Amaiur, tal y como reconoce la propia ETA en la entrevista; por el cumplimiento íntegro de las condenas; y por la exigencia a ETA de renunciar, no sólo a los medios violentos, sino también de los fines totalitarios y contrarios al sistema democrático (como establece la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de junio de 2009, que avaló la ilegalización de los partidos políticos HB-EH-Batasuna). Este sería el verdadero final de ETA: un final sin impunidad, en el que los terroristas sean los vencidos y las víctimas y la sociedad española los vencedores.