Posts etiquetados ‘Alemania’

La herencia política de Helmut Kohl, canciller alemán del 82 al 98, se vio afectada por un escándalo relacionado con la  malversación de fondos en la financiación de su partido, la Unión Cristiana Democrática (CDU). Las investigaciones del Bundestag acerca del origen de estos fondos ilegales que había recibido la CDU, en su mayor parte depositados en cuentas bancarias de Ginebra, mostraron que había dos fuentes de ingresos: por la venta de carros de combate a Arabia Saudita y una cuenta mucho mayor, de 40 millones de euros pagados por el entonces gobierno francés de François Mitterrand por la compra de una compañía petrolífera de la Alemania Oriental por parte de la empresa semiestatal Elf Aquitaine, de los que 15 millones fueron abonados directamente a la CDU como ayuda para la campaña electoral de Kohl en 1994. Se descubrieron otros 300 millones de marcos alemanes de origen ilegal en el cantón de Ginebra.

En un breve comunicado  la fiscalía de Bonn notificó la “sospecha inicial” de que el ex canciller democristiano incurrió en malversación de fondos, al haber aceptado, como él mismo admitió en una entrevista televisiva, al menos dos millones de marcos (170 millones de pesetas) en donaciones ilegales entre 1993 y 1998.Según la legislación alemana, los partidos tienen que informar al Parlamento de las donaciones que reciben, lo que no sucedió en este caso.

Para decidir la apertura del sumario, la fiscalía examinó la avalancha de informaciones periodísticas sobre la contabilidad paralela que mantenía la CDU en los años noventa (y “sobre todo”, las declaraciones del mismo Kohl a los medios), al igual que documentos remitidos por los abogados defensores del ex canciller y la fiscalía de Augsburgo, que investigaron la entrega de un millón de marcos al tesorero de la CDU por un traficante de armas, en 1991.

Financiación ilegar Merkel

Benefactores anónimos

Una de las preguntas más acuciantes a las que se vió enfrentado el ex canciller, tanto ante la fiscalía de Bonn como en una comisión de investigación parlamentaria, fue la de quiénes fueron aquellos anónimos benefactores que entregaban en efectivo sus donaciones al mismísimo canciller. En aquel entonces, la secretaria general de la CDU, Angela Merkel, instó al canciller a que revelara los nombres.

No fue la primera vez que Helmut Kohl se topaba con la fiscalía de Bonn. Ya en 1986 ésta había abierto un sumario por falso testimonio del entonces canciller respecto a las millonarias donaciones recibidas por la CDU y el partido liberal del consorcio industrial Flick. Aunque la investigación contra Kohl fue archivada dos meses después, el escándalo Flick sacudió los cimientos del sistema político alemán y a la postre condujo a una reforma de la legislación sobre la financiación de los partidos.

Como resultado de este escándalo de financiación ilegal de su partido, que comprometía a varios de sus líderes (aparte de Kohl, el entonces presidente del partido, Wolfgang Schäuble, que Kohl había elegido a dedo), Merkel ganó fuerza. Criticó a su antiguo mentor, Kohl, y pidió una renovación de la CDU, que debería comenzar por prescindir del ex canciller. De modo que Schäuble fue destituido y fue la propia Merkel quien le reemplazó al frente de la CDU, siendo la primera mujer en ocupar dicho puesto. En noviembre de 2001, a pesar de su compromiso de “limpiar” el partido, rechazó llevar a cabo nuevas investigaciones sobre la financiación ilegal.

FINANCIACION ILEGAL

“Llegará un momento en que tú, Francia, tú, Rusia, tú, Inglaterra, tú, Alemania, vosotras, todas las naciones del continente, sin perder vuestras cualidades distintivas y vuestra gloriosa individualidad os uniréis estrechamente en una unidad superior y constituiréis la fraternidad europea”. Así se expresaba Victor Hugo. Durante mucho tiempo sus palabras parecieron un sueño imposible; conflictos como la Gran Guerra, por ejemplo, en la que Europa se enzarzó en una refriega sangrienta, llevó a muchos a reflexionar sobre los medios de establecer una paz duradera. La propuesta que alcanzó mayor resonancia fue la del conde Coudenhove-Kalergi. En 1923, publicó un libro, Paneuropa, en el que defendía la unión política como medio para hacer oír la voz del Viejo Continente en el nuevo orden mundial. Le siguieron otros escalones europeístas, de mayor altura, hasta su culminación en 1995; los estados miembros de la Unión Europea acordaron la creación de una moneda común: el euro. Hoy, dicha moneda vive su peor momento; estamos al borde de su extición, ya que se cuestiona su viabilidad ante la caida de su cotización… Sus creadores se jactaron de la envergadura de su proyecto novedoso… nada más lejos de la realidad. Existe un precende en la Historia de una moneda única… y de su corta vida: christiana religio. Luis I el Piadoso (778-840) creó una moneda única, válida desde Frisia, en el norte, hasta la Marca Hispánica, en el sur de Europa, y desde Britania hasta los límites con los pueblos eslavos, en la frontera este del imperio carolingio. La christiana religio tuvo una existencia efímera (no llegó a los 20 años); sin embargo fue la única moneda en circulación en la Europa cristiana occidental. A pesar de que en todas las regiones se utilizaba la misma moneda, no existía unidad en cuanto a los modelos. Solo a partir del año 823 todas las acuñaciones empezarían a seguir un único modelo, el cual, con unas variaciones mínimas, se reproduciría a lo largo de todo el Imperio. En el anverso aparecía el nombre del emperador alrededor de una cruz, y en el reverso, la inscripción christiana religio rodeando la imagen de un templo clásico coronado con la cruz. Por primera vez, todas las regiones que se hallaban bajo influencia carolingia adoptaron, no solo el mismo tipo de sistema monetario, sino también la misma moneda. Dicho monopolio no alcanzó ni siquiera los veinte años, ya que tras la muerte del emperador las disputas entre sus herederos pusieron fin a estas acuñaciones (841).

La Historia es un péndulo, los acontecimientos se repiten camuflados en la diversidad. Esperemos que no se repita con el Euro, y que su  ciclo vital supere  a su precedente medieval.