Posts etiquetados ‘Roma’

El pasado lunes, el Papa Benedicto XVI. anunció su retirada de su pontificado, para el próximo 28 de este mismo mes, por “falta de fuerzas”. El anuncio lo  realizó  en persona el propio Pontífice, en latín, durante un consistorio en el Vaticano para la canonización de unos mártires.  Según el ‘Osservatore Romano’, esta decisión fue tomada “hace muchos meses” y lo decidió tras el largo viaje que en marzo de 2012 lo llevó a México y Cuba, indicó Gian Maria Vian, redactor jefe del diario católico. Joseph Ratzinger, de 85 años, tiene toda una retahíla de achaques: en 1991 sufrió un ictus y con anterioridad ya padeció complicaciones cardiovasculares. Además, tiene problemas de hipertensión y, de hecho, muchos consideran que fue ésa la causa del posible desmayo que sufrió en 2009 durante unas vacaciones en las montañas del Valle de Aosta y que hizo que se rompiera la muñeca derecha. De hecho, Ratzinger sigue una dieta rigurosa y los médicos le han prohibido poner el pie por encima de los 2.000 metros de altitud. Es por ello por lo que los dos últimos años ha renunciado a pasar los veranos en la montaña para quedarse en Castel Gandolfo… pero de ahí, a que diversos medios de comunicación intenten justificar que su ‘dimisión’ es debido a sus “achaques”… es intentar desviar la atención. Fueron numerosísimos los achaques de sus antecesores (recordemos a Juan XXIII y lo efímero de su ‘via crucis‘)…  Durante meses, en plena vorágine del caso Vatileaks, algunos sectores de la curia –los diplomáticos vaticanos— pidieron a Benedicto XVI que destituyera a el cardenal Tarsicio Bertonesecretario de Estado del Vaticano. Algunos lo consideraban un advenedizo, sin el mundo suficiente para desempeñar un cargo de tanta prestancia, y otros un obstáculo para los deseos de Joseph Ratzinger de poner orden en la moral y las cuentas vaticanas. Fue éste, el caso Vatileaks, lo que supuestamente ha forzado la ‘dimisión’ del Papa.La verdad oficial del Vaticano decía que el mayordomo del Papa y su amigo el informático eran los únicos culpables del ‘caso’: la difusión masiva de documentos secretos de Joseph Ratzinger que pusieron al descubierto las feroces batallas de poder en la Santa Sede…Se deduce entonces  la supuesta verdad no oficial, que fue el propio Ratzinger  quien utilizó a su mayordomo para mostrar al mundo la corruptela de la que la Iglesia estaba inmersa; y después de que las investigaciones hayan llegado hasta él, la Curia Romana le ha ‘invitado‘ al retiro

Según algunos rumores, El Papa, que encarna lo que el especialista y universitario francés Philippe Portier llama “una continuidad pesada” con su predecesor, Juan Pablo II, descubrió la primera parte de un informe elaborado por los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi. Allí estaban resumidos los abismos nada espirituales en los que había caído la Iglesia: corrupción, finanzas oscuras, guerras fratricidas por el poder, robo masivo de documentos secretos, pugna entre facciones y lavado de dinero… El resumen final era la “resistencia en la curia al cambio, y muchos obstáculos, a las acciones pedidas por el Papa para promover la transparencia”. Ratzinger tuvo el mérito de destapar el inmenso agujero negro de los curas pedófilos, pero no el de modernizar la Iglesia y dar vuelta la página del legado de asuntos turbios que dejó su predecesor, Juan Pablo II. Ese primer informe de los tres cardenales desembocó, en agosto del año pasado, en el nombramiento del suizo René Brülhart, un especialista en lavado de dinero que dirigió durante ocho años la Financial Intelligence Unit (FIU) du Liechtenstein, o sea, la agencia nacional encargada de analizar las operaciones financieras sospechosas. Brülhart tenía como misión poner al Banco del Vaticano en sintonía con las normas europeas dictadas por el GAFI, el grupo de acción financiera. Desde luego, no pudo hacerlo. El pasado turbio le cerró el paso. La segunda parte del informe de los tres cardenales le fue presentada al Papa en diciembre. En pleno marasmo y con un montón de pasillos que conducían al infierno, la curia romana actuó como lo haría cualquier Estado. Buscó imponer una verdad oficial con métodos modernos. Para ello contrató al periodista norteamericano Greg Burke, miembro del Opus Dei y ex miembro de la agencia Reuters, la revista Time y la cadena Fox. Burke tenía por misión mejorar la deteriorada imagen de la Iglesia… demasiado tarde

La divulgación de los documentos secretos por  Paolo Gabriele (cabeza de turco) fue una operación sabiamente montada cuyos resortes siguen siendo misteriosos: operación contra el poderoso secretario de Estado, Tarcisio Bertone, conspiración para empujar a Benedicto XVI a la renuncia y poner a un italiano en su lugar…pp Lo que parece evidente que hay algo más que una simple fatiga física.